solo título
Mier y Benítez,   Joaquín de
Cádiz (España) 15.4.1787 —
Santa Marta (Colombia) 16.8.1861

Oficial de milicias (coronel) de Colombia. Comerciante, agricultor y empresario. Hijo de Manuel Faustino de Mier y Terán y de María Teresa Benítez. En 1791 llega a Cartagena de Indias en compañía de sus padres. En 1802, con sus parientes se radica en Santa Marta. En 1808, como consecuencia de un percance económico de su padre, se hace cargo de la hacienda «San Pedro Alejandrino», cuya explotación le permite atender las necesidades del hogar, pagar las deudas de su padre e iniciar la formación de una fortuna personal. El 5 de mayo de 1817, el virrey Francisco de Montalvo le confiere el despacho de capitán del regimiento de infantería de Voluntarios de Santa Marta. En 1819 contrajo matrimonio con Isabel Rovira y Dávila, natural de Supía (provincia de Popayán), de cuya unión hubo 8 hijos. El 10 de noviembre de 1820, Santa Marta se incorpora a Nueva Granada y después de su ocupación por los patriotas a cuyo frente se hallan José María Carreño, Hermógenes Maza, Mariano Montilla y José Padilla, el 26 de noviembre las corporaciones samarias reconocen el gobierno republicano. Joaquín de Mier abraza la causa de la República, y a partir de 1821 inicia sus servicios a ella con el aporte financiero y mediante contratas de material de guerra y otros suministros; durante el mes de julio de ese año se compromete con el coronel Mariano Montilla a entregar 6.000 fusiles y 800 quintales de plomo; para lo cual envía naves a Puerto Rico y Saint Thomas en busca de tales elementos. En 1822, ante la amenaza contra Maracaibo por los realistas, Montilla hace planes para enfrentar la situación y con tal fin nombra a Joaquín de Mier comandante de Milicias Regladas. En comunicación al vicepresidente de Colombia, Montilla pide conformación de este nombramiento y dice que de Mier es «...entusiasta y muy comprometido [...] y el bien de la patria así lo exige...» El 31 de diciembre de 1822 se produce en Santa Marta un alzamiento armado mandado por Francisco Labarcés, y para el 4 de enero de 1823 ciudad había sido tomada. La normalidad fue restablecida con la intervención de las fuerzas del general Mariano Montilla, con el apoyo naval de José Padilla. Debido a la actuación del batallón de milicias, débil e indecisa, su comandante Joaquín de Mier solicitó su licencia del ejército, alegando que su «...delicadeza se resiente de estar a la cabeza de dicha unidad...» Aun cuando no le fue concedida la licencia, se mantuvo alejado del mando y siempre ayudando a la causa republicana con su apoyo financiero. En 1830 obtuvo el grado de coronel. Ese mismo año Simón Bolívar se hallaba en Soledad (Colombia) y allí recibió carta de Joaquín de Mier con el ofrecimiento que de su casa de San Pedro Alejandrino, hacía al Libertador. Días antes, por mediación del general Montilla y del coronel Federico de Adlercreutz, Bolívar había pedido a de Mier este favor. En esta casa falleció Simón Bolívar el 17 de diciembre de ese año. En 1842, con ocasión del traslado de los restos del Libertador a Caracas, de Mier integró la comisión que en Santa Marta fue constituida para la exhumación y entrega de dichos restos. Después de 1842 fue varias veces concejal de Santa Marta y en algunas ocasiones presidió el cuerpo edilicio. En 1849 fue reconocido cónsul del reino de Cerdeña en Santa Marta. En ese mismo año se presentó en la ciudad una epidemia de cólera asiático, y Joaquín de Mier desplegó gran actividad en la ayuda que era menester. Para 1854 se hallaba retirado de las tareas mercantiles y agrícolas, reducidas como consecuencia de la revolución de José María Melo, y en 1860 sufrirá los rigores del sitio de Santa Marta, impuesto por Julio Arboleda. 

Autor: José DeMier
Bibliografía directa:

MIER REAÑO, JOSÉ M. DE. Don Joaquín de Mier y Benítez.Bogotá: Editorial Kelly, 1975.

Iconografía: FOTOGRAFÍA, Uslar Pietri, Arturo, Cuéntame a Venezuela, Caracas, Editorial Lisbona, 1981.
Volver al tope
desarrollado por iKels