solo título
Sorondo,   batalla fluvial de

El pronunciamiento de la provincia de Guayana contra las decisiones del 19 de abril de 1810 y del 5 de julio de 1811, indujo al Gobierno de Venezuela al empleo de la fuerza para el sometimiento de los guayaneses. Después de apostadas algunas unidades militares en Soledad, Santa Cruz de Orinoco y Barrancas, se puso en ejecución la operación a comienzos de 1812. El jefe expedicionario era el coronel Francisco González Moreno, secundado por el coronel Francisco Javier de Solá, quien además tenía el encargo de sitiar la ciudad de Angostura. El 12 de febrero de dicho año zarpó de Cumaná una expedición de 32 cañoneras mandada por el alférez de navío Felipe Esteves, secundado por Juan Bautista Bideau. Estas fuerzas entraron en el Orinoco y se dirigieron a Barrancas y las fortalezas de la antigua Guayana; sus acciones se llevarían a cabo en coordinación con las fuerzas de tierra a cargo del coronel Manuel Villapol en Barrancas. Para neutralizar la ofensiva de Esteves marchó una flotilla realista bajo el mando del oficial de marina Francisco de Sales Echeverría, quien fue derrotado el 27 de febrero en el caño Macareo. Los realistas regresaron a las fortalezas de la antigua Guayana, y el 25 de marzo zarparon nuevamente estas fuerzas, integradas por 6 goletas y 10 lanchas cañoneras; a bordo de estos buques iban 500 soldados de infantería. No habían transcurrido 2 horas cuando fueron avistados los republicanos en la ensenada de Naparime, mejor conocida como de Sorondo; estaban formados en una línea de norte a sur. La infantería de Villapol se hallaba situada en el cerro de Sorondo, en la margen izquierda del Orinoco. La escuadrilla de Guayana avanzó sin disparar hasta la distancia de unos 100 m de la republicana y entonces inició intenso fuego de bala y de metralla, lo cual obligó a la flota de Esteves a replegarse hasta el pie del cerro, donde formó nuevamente y reanudó el fuego. En este primer día de combate, los realistas destruyeron 6 naves cañoneras que les cerraban el paso del río y con esta acción pusieron sus buques en condiciones de cortar la retirada de los republicanos. Durante la noche la gente de Esteves se ocupó en la construcción de una batería en la margen del río, al pie del cerro; trabajos ejecutados bajo el fuego de hostigamiento de los realistas. El 26 al amanecer (Jueves Santo), ya bien avanzada la batería, los republicanos procedieron a emplazar en ella parte de la artillería de los buques. Los realistas, al observar esta operación, rompieron el fuego de su artillería, el cual fue respondido por los republicanos. Después de este duelo de artillería, los guayaneses, que habían puesto fuera de combate a la mayor parte de las naves republicanas, procedieron al abordaje y así decidieron la acción a su favor. La tropa de Villapol hizo una esforzada defensa en sus trincheras; pero tuvo que retirarse cuando observó la destrucción de la escuadra de Esteves y el gran daño que recibían estas tropas por efecto de la metralla realista. En manos de Echeverría quedaron más de 20 lanchas; 2 goletas inglesas y 1 bergantín de comercio español, que habían sido capturados en el río; másde 40 cañones de diversos calibres; 39 quintales de pólvoraen barriles y mucho armamento menor. 

Temas relacionados: Campaña de Guayana; Campañas navalesdela Independencia.

Autor: Héctor Bencomo Barrios
Volver al tope
desarrollado por iKels