solo título
Delgado Chalbaud,   Carlos,   asesinato de
13.11.1950

El teniente coronel Carlos Román Delgado Chalbaud Gómez llegó a la presidencia de la Junta Militar de Gobierno a raíz del golpe de Estado que derrocó el gobierno constitucional de Rómulo Gallegos (24.11.1948). Por encontrarse en el desempeño del cargo más elevado del Poder Ejecutivo Nacional, su trágica muerte puede ser calificada de magnicidio, el único que se ha cometido en Venezuela. El hecho fue el resultado de las intrigas que surgieron desde el momento mismo en que se constituyó el gobierno plural el 24 de noviembre de 1948. Además de Delgado Chalbaud formaban la Junta los teniente-coroneles Marcos Pérez Jiménez y Luis Felipe Llovera Páez, entre quienes no había unidad de criterio. El disentimiento aparece 2 años después cuando se discute el procedimiento a seguir para institucionalizar el régimen, en el cual no coinciden Delgado Chalbaud y Pérez Jiménez. En 1950 se agudiza la rivalidad entre ambos cuando se piensa modificar la estructura de la Junta con la incorporación de civiles -prevaleciendo la idea de que continuase en la presidencia de ella Delgado Chalbaud- y llamar a elecciones. Naturalmente este proyecto no concuerda con la aspiración de Pérez Jiménez, quien busca consolidar su fuerza y colocarse en la cúpula del poder. La situación tomó un giro inesperado el 13 de noviembre de 1950 cuando pone en práctica sus planes conspirativos el general Rafael Simón Urbina. A las 9 de la mañana de ese día, al salir el coronel Delgado Chalbaud de su casa en el Country Club para dirigirse a Miraflores, acompañado de su edecán el teniente de navío Carlos Bacalao Lara, su vehículo es interceptado por un grupo de personas armadas en las inmediaciones del puente Chapellín. Trasladado a otro vehículo es llevado a la quinta Maritza, en la calle La Cinta de la urbanización Las Mercedes, donde se pretende mantenerlo secuestrado. La acción fue planeada y dirigida personalmente por el general Urbina, quien se proponía lograr mediante amenazas y métodos violentos la renuncia de Delgado Chalbaud a la presidencia de la Junta Militar de Gobierno. Lo que se deduce de los hechos es la presunción de que, esperándose se crearía una confusión en el país, ello conduciría a un cambio inmediato de gobierno, con lo cual saldrían favorecidos el jefe del asalto y sus cómplices. Además de Rafael Simón Urbina, el cabecilla del grupo, se señalan como participantes a su primer hermano Domingo José Urbina Rojas, Cipriano Medina, Ángel Medina, Antonio José Medina, Máximo Paz, Osorio de Jesús Ollárvez, Honorio Gutiérrez, Pedro José Medina Túa, Antonio Paulino Reyes, Pedro Díaz y el chofer Carlos Mijares, casi todos reclutados y traídos desde Punto Fijo, estado Falcón. De las averiguaciones resultó implicado el millonario Antonio Aranguren Leboff, amigo personal y compadre de Urbina, a quien conoció en Niza (Francia) en la época de las luchas antigomecistas -después del asalto a Curazao y de las expediciones revolucionarias de Urbina por las costas de Coro- y se convirtió desde entonces en su protector y proveedor económico. En igual situación se vio -también como amigo de Urbina- el abogado colombiano Juan Francisco Franco Quijano, quien se distinguió durante el gobierno del general López Contreras como asesor en la aplicación de técnicas electorales. Mas la aventura del secuestro va a terminar en tragedia cuando, en el vehículo en que es trasladado Delgado Chalbaud a la urbanización Las Mercedes, al llegar a la quinta Maritza y bajar del automóvil, con armas en cada mano, a Pedro Antonio Díaz, por inexperiencia en el manejo de las mismas se le disparó una que hirió a Rafael Simón Urbina en el pie derecho a la altura del tobillo, por lo que tuvo que asumir la dirección de las operaciones Domingo Urbina Rojas, quien desató una brutal reacción contra los detenidos cuando estos adoptaron una actitud de colaboración en la atención al lesionado. Conminados a entrar a la casa fueron conducidos por la fuerza a un patio interior de tierra y paredes altas, y se le ordenó al coronel Delgado Chalbaud, con palabras insultantes y soeces, colocarse frente al muro. Inmediatamente Domingo Urbina y Carlos Mijares dispararon contra él, y lo hizo también Pedro Antonio Díaz cuando el coronel caía hacia adelante. Luego el teniente de navío Carlos Bacalao Lara fue también golpeado y herido con disparos en una pierna y en el pecho. Allí fueron abandonados. Los agresores huyeron y Rafael Simón Urbina fue llevado en su vehículo a la casa de Franco Quijano en procura de un médico, pero ante la imposibilidad de que este llegara oportunamente se dirigió a la Embajada de Nicaragua. Desde allí envió un mensaje, con un fiscal de tránsito motorizado que los acompañaba, al teniente coronel Marcos Pérez Jiménez. Pronto fue convencido, ante la necesidad de ser atendido por un médico, de que lo mejor era que se entregara a las autoridades. Una comisión de la Seguridad Nacional, compuesta por Ramón Nonato Useche Vivas, Miguel Antonio Soto y Coronado, lo llevó a la cárcel de El Obispo. Al finalizar el día, cuando era trasladado de El Obispo a la Cárcel Modelo de Propatria, por supuesta aplicación de la Ley de Fuga, Urbina fue ultimado de un balazo en la subida del cerro El Atlántico. Los otros miembros de la partida, apresados en distintos lugares del país, fueron enjuiciados y sentenciados con diversas condenas. 

Autor: Manuel Vicente Magallanes
Bibliografía directa: ALTUVE, LEONARDO. Yo fui embajador de Pérez Jiménez. Caracas: s.n., 1968; DÍAZ, PEDRO ANTONIO. Por qué yo maté a Delgado Chalbaud. 2a ed. Caracas: Seleven, 1980; Discursos y documentos oficiales con motivo del fallecimiento del coronel Carlos Delgado Chalbaud. Caracas: Oficina Nacional de Información y Publicaciones, 1950; Escritos de cargos formulados contra los procesados por rebelión: homicidio del presidente de la Junta Militar de Gobierno y demás delitos perpetrados el 13 de noviembre de 1950. Caracas: Imprenta Nacional, 1952; FUENMAYOR, JUAN BAUTISTA. Aves de rapiña sobre Venezuela: análisis de la situación política contemporánea de Venezuela y de los casos por los cuales fue asesinado el coronel Carlos Delgado Chalbaud. 4a ed. [Caracas: Industrias Gráficas Arte Press], 1972; LANDAETA, FEDERICO. Y esto fue lo que pasó: el crimen del 13 de noviembre de I950. Madrid: [Gráfica Clemente], 1955; LÓPEZ BORGES, NICANOR. El asesinato de Delgado Chalbaud: análisis de un sumario. Caracas: Ediciones Centauro, 1971; Sumario del juicio seguido a las personas indiciadas de haber cometido el asesinato del coronel Carlos Delgado Chalbaud, presidente de la Junta Militar de Gobierno. Caracas: Oficina Nacional de Información y Publicaciones, 1951; TORRES MOLINA, BHILLA. Rafael Simón Urbina: tremendo guerrillero y breves relatos de nuestra historia antigua y moderna. Caracas: Ediciones de Mersifrica, 1972; TROCONIS, SANTAELLA, MIGUEL. Por qué mataron a Delgado Chalbaud. Caracas: Editora Grafos, 1958; VIVAS BRICEÑO, CLARA. Trece etapas en la biografía del coronel mártir. Caracas: [Tipografía Garrido], 1950.
Volver al tope
desarrollado por iKels