solo título
Peñalver,   Fernando
Píritu (Edo. Anzoátegui) 1765 —
Valencia (Edo. Carabobo) 7.5.1837

Estadista y político, firmante del Acta de la Independencia. Consejero del Libertador. Hijo del hacendado Pedro Peñalver y de Francisca Pellón. Posiblemente realizó estudios en Santo Domingo y Trinidad; conocía bien el inglés y el francés. Se dedicó desde joven al comercio y a la agricultura. En 1800 se traslada a Valencia en las cercanías de la cual poseía la hacienda Los Aguacates. Al enterarse del movimiento pro-independentista del 19 de abril de 1810 ocurrido en Caracas y de la formación de la Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII, viaja a la capital, sumándose al movimiento revolucionario. Es nombrado representante del partido capitular de Valencia al Congreso Constituyente de 1811 y como tal firma el Acta de Independencia del 5 de julio, así como la Constitución Federal. En el desarrollo de los acontecimientos políticos, se hace amigo de Simón Bolívar. En 1812 es electo presidente del Congreso y bajo su mandato se promulgan leyes como la abolición de la Inquisición y la ley para castigar la deserción de militares. Perdida la Primera República, cae prisionero de Domingo de Monteverde y es enviado a las bóvedas de La Guaira y luego al castillo de Puerto Cabello. En 1813 logra su libertad por sobreseimiento de causa dispuesto por las Cortes de Cádiz. En julio de ese año, al lado de Bolívar, reinicia su actividad política como juez de secuestros en Valencia, pero sobre todo como consejero del Libertador, a quien acompaña en 1814 durante la Emigración a Oriente. Disperso el ejército republicano, busca refugio, sucesivamente, en las islas de Saint Thomas y Trinidad. Durante este exilio contrae matrimonio en Trinidad con su sobrina Juana Peñalver. En las Antillas continúa su actividad en favor de la causa republicana, sosteniendo correspondencia con Bolívar, a quien envía armas y municiones para la campaña libertadora de Guayana. En 1817 negocia también la adquisición de una imprenta para el gobierno, atendiendo a un requerimiento de Bolívar, quien le había escrito: «Sobre todo, mándeme usted de un modo u otro la imprenta, que es tan útil como los pertrechos». Ese mismo año viaja a la ciudad de Angostura, capital de la restaurada República de Venezuela, y hasta comienzos de 1819 se desempeña como intendente, consejero de Estado y miembro interino del Consejo de Gobierno. Colabora en el Correo del Orinoco, reorganiza la Hacienda Nacional y participa en la comisión que elabora el reglamento de elecciones para el Congreso de Angostura. Es uno de los más cercanos colaboradores y consejeros de Bolívar, a quien le dice, igual que en 1813 y 1814, «...la verdad pura y limpia, sin la más pequeña mezcla de lisonja...», como lo recordará más tarde el propio Libertador en una carta. Al ser inaugurado el Congreso en febrero de 1819, Peñalver participa en las sesiones como diputado por la provincia de Guayana hasta comienzos de julio, cuando se embarca hacia Inglaterra (junto con el general José María Vergara) para cumplir una misión diplomática. A mediados de 1820 está de nuevo en Angostura, donde preside el Congreso cuando este se reinstala por unos días en julio de ese año. En 1821 es elegido diputado por Cumaná al Congreso de Cúcuta, en el cual tiene una destacada participación en la redacción de la Constitución grancolombiana de 1821. A solicitud del Libertador pasa a Caracas, donde ejerce por un tiempo la Dirección General de Rentas de Venezuela con la extremada honradez que todos le reconocían. Hacia esos años queda viudo, y en 1823 renuncia y se radica de nuevo en Valencia con su pequeña hija María Francisca y su sobrino Martín, huérfano. Reside en su casa de la ciudad y se esfuerza en restaurar los plantíos de café de su hacienda Los Aguacates, que había sido destruida en parte durante la guerra. Aunque había sido elegido senador por el departamento del Orinoco no asistió a las sesiones del Congreso reunido en Bogotá en 1823, y en mayo del año siguiente renunció a la investidura parlamentaria. En octubre de 1824 el vicepresidente Francisco de Paula Santander lo nombró gobernador interino de la nueva provincia de Carabobo, cuya capital era Valencia, y en febrero de 1825 fue ratificado en ese cargo como titular. Ejercía esas funciones cuando estalló en esa ciudad, a fines de abril de 1826, el movimiento separatista de La Cosiata, al cual se opuso sin éxito; para apaciguar los ánimos se mantuvo durante algún tiempo en el cargo, pero en septiembre se fue a Trujillo, a fin de esperar allí al Libertador. Después que este hubo restablecido la paz en Venezuela a comienzos de 1827, Peñalver continuó colaborando con él, pero sin ejercer funciones públicas. En 1828 fue elegido diputado por Cumaná a la Convención de Ocaña, pero aunque emprendió la marcha, no pudo llegar a su destino por hallarse enfermo, y regresó a Valencia. A partir de entonces se apartó casi totalmente de la vida pública, aunque en octubre de 1830 el Congreso Constituyente reunido en Valencia lo designó consejero de Estado y posteriormente fue electo senador. Pasó en Valencia los últimos años de su vida.

Autor: Fundación Polar
Bibliografía directa: Betancourt y Galíndez, L.R. Ensayo biográfico: don Fernando de Peñalver. Caracas: s.n., 1938; Briceño Iragorry, Mario. La tragedia de Peñalver. Bogotá: Editorial Iqueima, 1949; García Chuecos, Héctor. Don Fernando Peñalver: su vida, su obra. Caracas: Tipografía Americana, 1941; Gómez, Alarico. Fernando Peñalver, 1761-1832. Caracas: Ministerio de Educación, Dirección General, 1973.
Iconografía: L. Tavernier/Thierry Fréres, dibujo/litografía, 1841. Baralt, Rafael María y Ramón Díaz. Resumen de la historia de Venezuela. 2a ed. Curazao, Imprenta de la Librería A. Bethencourt e Hijos, 1887. Retrato, Pedro Lovera, óleo/tela, c. 1869, Casa del Congreso de Angostura, Ciudad Bolívar (Edo. Bolívar).
Hemerografía: Betancourt y Galíndez, L.R. «Don Fernando de Peñalver primer gobernador de Carabobo». En: Cultura Universitaria. Caracas, núm. 48-49, marzo-junio, 1956.
Volver al tope
desarrollado por iKels