solo título
Perdomo Bethencourt,   Juan Antonio
Garachico (Islas Canarias) 15.9.1737 —
Puerto de la Cruz (Islas Canarias) 12.1.1800

Médico. Primero que aplicó en Venezuela la variolización (1769). Teniente justicia mayor de La Victoria y otras ciudades. Hijo de Juan Ignacio Perdomo Bethencourt, médico, y de María Cortés González. Cursó estudios en España (Córdoba, Granada, Sevilla) hasta graduarse de médico en 1762 presentando examen ante el Real Protomedicato de Madrid. Después de haber ejercido la profesión en su villa natal, viajó a Venezuela en 1766. Cuando llegó a Caracas, hacía estragos en esta ciudad una epidemia de viruela, que Perdomo contribuyó a combatir aplicando por primera vez en Venezuela el antiquísimo método de la variolización, que consistía en inmunizar a las personas mediante la inoculación controlada del pus atenuado de la viruela humana. De este modo trató cerca de 5.000 personas; por cada inoculación percibía 4 pesos de a 8 reales. Gracias en gran parte a los esfuerzos de Perdomo, la epidemia estaba dominada hacia 1775. Pocos años después, en 1777 o 1778, se trasladó a La Victoria, en los valles de Aragua, con los cargos de teniente justicia mayor y corregidor de indios, tanto de La Victoria como de San Mateo y Nuestra Señora del Buen Consejo del Mamón. En La Victoria edificó casa, plantó una hacienda y contrajo matrimonio con Manuela Pedrosa. Cuando el obispo de Caracas, Mariano Martí, enfermó en Barquisimeto por mayo de 1779 hallándose en visita pastoral, Perdomo fue llamado a aquella ciudad para atender al prelado. En 1781 el comisario de la Inquisición en Caracas recibió varias denuncias contra Perdomo por tener libros prohibidos y hacer críticas a la religión católica. El Tribunal de la Inquisición de Cartagena de Indias inició las averiguaciones hacia abril de 1782; sin embargo, a principios de 1783, Perdomo seguía ejerciendo sus cargos en La Victoria, donde fue visitado por Luis Felipe de Ségur, Luis Alejandro Berthier y otros oficiales franceses, a quienes les mostró los libros prohibidos, Rousseau, Raynal, que guardaba en un lugar secreto de su casa. En julio de ese año los inquisidores de Cartagena ordenaron que Perdomo fuese arrestado y conducido a las cárceles secretas de aquella ciudad; se le confiscaron libros y papeles. Después de varias peripecias procesales e intentos de fuga, logró llegar a Cádiz, y de ahí pasó a La Orotava, en las islas Canarias, donde fue arrestado de nuevo y sometido a juicio inquisitorial en diciembre de 1786 en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Hasta 1791 sufrió allí prisión y ese año fue remitido a Sevilla, reclamado por el inquisidor general, y allí se dictó sentencia definitiva en su causa. Al parecer, salió absuelto, pues en abril de 1795 el secretario del Santo Oficio de la Inquisición de Sevilla hacía constar que como resultado del proceso ni Perdomo ni sus hijos o parientes estaban impedidos de: «...obtener empleos públicos y de honor, así eclesiásticos como seculares...». Consta que, por lo menos desde mayo de 1796, se hallaba de nuevo en las Canarias, donde falleció. 

Autor: Manuel Pérez Vila
Bibliografía directa: Fernández, David W. Juan Perdomo introductor de la variolización en Venezuela. Caracas: Imprenta Stockprint, 1979.
Volver al tope
desarrollado por iKels