solo título
Urbaneja Sturdy,   Diego Bautista
Barcelona (Edo. Anzoátegui) 16.12.1782 —
Caracas 12.1.1856

Abogado y coronel de la causa republicana. Hijo de Manuel García de Urbaneja y de Anastasia Sturdy de La Torre. Licenciado en derecho civil de la Real y Pontificia Universidad de Caracas. Para 1810, cuando se producen los acontecimientos del 19 de abril, ya era miembro del Foro; se le encuentra entre los participantes de las tertulias del regidor Valentín de Ribas y Manuel Díaz Casado donde el canónigo José Cortés de Madariaga exponía sus ideas emancipadoras. Apoya el movimiento de 1810 y se suma a los esfuerzos de la Sociedad Patriótica de Caracas en pro de la Independencia, en 1811. En 1812 es asesor de la Intendencia General de la Alta Policía, encontrándose entre los muchos patriotas que, al caer la Primera República, van a la mazmorras de La Guaira. Francisco Javier Cervériz, comandante militar de La Guaira, lo deja en libertad por orden de Domingo de Monteverde, bajo la garantía de José Rodríguez Barroso. En 1813, al ser restablecido el régimen republicano, se desempeña como síndico procurador del Ayuntamiento de Caracas; y se inicia como militar en las poblaciones de San Diego, Paracotos, Cúa, Charallave. Es uno de los que en 1814 emigró a oriente. Formó parte del gobierno provisorio de Margarita y, para el momento de la llegada de la expedición del mariscal de campo Pablo Morillo (1815), se desempeña como auditor de guerra. Pasó ese año a Cartagena de Indias y actuó bajo las órdenes del general José Francisco Bermúdez. Emigró a las Antillas y en Haití se unió a Simón Bolívar para la Expedición de los Cayos (1816). En junio de ese año ejerció las funciones de gobernador político de Carúpano. Después del desembarco en Ocumare y de la acción de Los Aguacates (14.7.1816) integró la columna que, bajo las órdenes del general Gregor MacGregor, llevó a cabo la operación conocida como Retirada de los Seiscientos. Tomó parte en las acciones de Quebrada Honda (2 agosto), Alacrán (6 septiembre) y Juncal (27 septiembre). Asistió el 8 de mayo de 1817 al Congreso de Cariaco, y ese mismo año pasó a Guayana, donde se puso a la orden de Bolívar. Allí fue auditor de guerra y miembro del Consejo de Estado. Fue uno de los colaboradores del Correo del Orinoco. En octubre de 1818 formó parte de la comisión redactora del proyecto electoral, para reunir al Congreso de Angostura y al que asiste como diputado por la provincia de Barcelona. El 27 de febrero de 1819 Bolívar lo nombra ministro de Relaciones Interiores y Justicia y al salir en campaña le confía el cargo de ministro de Guerra y Marina. El 17 de diciembre de 1819 al proclamarse la Ley Fundamental de Colombia, firma dicho documento en su condición de vicepresidente del Congreso. En 1820 es ascendido a coronel y para 1821 asiste al Congreso de Cúcuta como diputado por Guayana; como ministro de Hacienda le correspondió firmar el decreto del 23 de julio de 1821 que concedía los honores a los vencedores en Carabobo. A partir de 1821, en Caracas, es ministro de la Corte Suprema de Justicia, hasta 1826. En 1824, como gran maestre, había instalado la Gran Logia masónica de Colombia. En 1826 es enviado en misión por José Antonio Páez junto con Diego Ibarra para informar al Libertador sobre la situación interna de Venezuela. En 1827, Bolívar le comisiona para crear fuentes rentables para el mantenimiento de la autonomía de la universidad. Ejerce las funciones de ministro de la Corte Suprema de Justicia de Venezuela y el general José Antonio Páez lo nombra asesor del jefe general de Alta Policía. En 1828 Bolívar lo designa ministro de la Alta Corte de Apelaciones. También ejerce la intendencia de Maturín. En 1830, al ser restablecida la República de Venezuela, fue ministro de Relaciones Exteriores y de Hacienda. Le correspondió informar a las autoridades de Bogotá, el 27 de febrero de 1830, la decisión de Venezuela de separarse de la Gran Colombia. Al ser restablecida la Gran Logia nacional, Urbaneja fue elegido gran maestre de la masonería venezolana, cargo que desempeñó hasta 1844. En marzo de 1831 es vicepresidente de la República y se encarga del poder en abril por ausencia del presidente José Antonio Páez. Como tal, le corresponde presentar en 1832 la Memoria ante el Congreso. En 1834 es candidato a la presidencia, en las elecciones en las cuales triunfa José María Vargas. En 1837 es secretario del Interior y Justicia, cargo que ocupa de nuevo en 1839. En 1840 se distancia políticamente de Páez y contribuye a la fundación del periódico El Venezolano, vocero del Partido Liberal. Después de haber desempeñado tan altos cargos públicos ejerce por un tiempo funciones de juez de paz. Candidato en las elecciones presidenciales de 1842, no tiene éxito. En 1843 presidente de la Corte Suprema de Justicia. En 1844 triunfa en las elecciones para la vicepresidencia de la República, para el período 1845-1849. En esa condición tuvo una destacada participación en la transferencia del mando del presidente Carlos Soublette al presidente José Tadeo Monagas, en 1847, y en la solución de la crisis de enero de 1848, cuando recomendó que se mantuviese el hilo constitucional mediante la reanudación de las sesiones del Congreso. Al salir en campaña el presidente Monagas a raíz de aquellos sucesos, Urbaneja asume la presidencia interinamente a partir del 1 de marzo de 1848, hasta que aquel regresa a la capital en junio. En 1849, al dejar la vicepresidencia, Urbaneja fue de nuevo presidente de la Corte Suprema y entre los años de 1852 y 1853 actuó como gobernador de la provincia de Caracas. Contrajo matrimonio en 2 oportunidades y de ambas uniones dejó descendientes. Sus restos fueron sepultados en el Panteón Nacional el 22 de octubre de 1876.

Autor: Fundación Polar
Bibliografía directa: Armas Alfonzo, Rafael. El licenciado Diego Bautista Urbaneja Sturdy. Cumaná: Dirección de Cultura, 1994; De Lima, Salomón. Diego Bautista Urbaneja: soldado de la libertad. [Barcelona: Tipografía Anzoátegui], 1974; Honores fúnebres tributados a la grata memoria del M. 11 11. GI. G. Gr. 33 dermo. Gr. Mtre, del Gr. Or. Nac. Diego Bautista Urbaneja, por acuerdo del Sup. Cons. De GG. 11 gg. gr.jj. Caracas: P.P. Castillo, 1856.
Iconografía: Dibujo/litografía,L. Tavernier/Thierry Fréres, 1841. Baralt, Rafael María y  Ramón Díaz, Resumen de la historia de Venezuela, 2a edición, Curazao, Imprenta de la Librería A. Bethencourt e Hijos, 1887. Retrato, Pedro Lovera, óleo/tela, c. 1867, Casa del Congreso de Angostura, Ciudad Bolívar. Retrato,Martín Tovar y Tovar, óleo/tela, 1874, Ministerio de Relaciones Exteriores, Caracas; reproducción: Uslar Pietri, Arturo, Cuéntame a Venezuela, Caracas, Editorial Lisbona, 1981. Retrato, óleo/tela, c. 1900, Museo Nacional, Bogotá.
Hemerografía: García Chuecos, Héctor. «Dos centurias proceras». En:Revista de la Sociedad Bolivariana de Venezuela. Caracas, num. 50, 1956; «Partida de defunción del licenciado Diego Bautista Urbaneja». En: Boletín de la Academia Nacional de la Historia. Caracas, núm. 153, enero-marzo, 1956.
Volver al tope
desarrollado por iKels